Derecho a la Vivienda

derecho a la vivienda
derecho a la vivienda. Trama al sur – canal social latinoamericano
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La vivienda es un derecho básico, necesario, lo primero que hacían en la antigüedad las civilizaciones de aquel entonces, el refugio. La vivienda es un derecho básico así lo dicta la constitu- ción, y así debería entenderlo el estado. Estado por el que fue consultado recientemente el presidente en entre- vista para medios argentinos, cuando le decían que: “los argentinos no quere- mos padres y Alberto Fernández es un presidente paternalista”. En el sistema capitalista en el que estamos la vivien- da ha pasado a ser una mercancía, eso está mal, alguien tiene que decirlo, es inconcebible que unos pocos se enri- quezcan viviendo de rentas mientras el pueblo difícilmente llega a pagar el alquiler y ni que hablar acceder a la vivienda propia.

Ahora hagamos un poco de memoria al respecto, en Uruguay, en 1974, (a un año de comenzada la dictadura militar), se aprueba la ley que es culpable de todos y cada uno de los problemas de los uruguayos de a pie, en lo que a vivienda respecta, la ley n°14219. Ésta ley buscaba facilitar el arrendamiento de bienes inmuebles, para darle solu- ción a aquellas personas que necesita- ban de un techo. Previo a ésta ley era complejo de realizar el alquiler entre las partes producto de la falta de garantías ya que no estaba del todo regulado.- Hasta acá parecería que todo está bien, buenas intenciones se podría decir, pero no, ésta ley lo que hizo fue sacar al estado del medio, impedirle su inter- vención en el mercado inmobiliario, siendo éste exclusivamente regulado por la ley de oferta y demanda, que ya de sobra sabemos a quién beneficia. Esto genera cosas horribles. Inflación, porque nada lo regula, el costo del alquiler lo fija el propietario. Sube el alquiler. Sube el costo del suelo y aparece la gentrificación, (cambio poblacional).

Esto obliga a vecinos que quizá vivieron todas sus vidas en determinada zona, que han desarrollado un sentido de pertenencia al barrio, a irse, porque ya no pueden afrontar ese gasto. Viniendo ahora gente de alto poder adquisitivo, quitandole su esencia al barrio, porque esa gente no hará uso del mismo, sus hijos no irán a los centros educativos de allí, ni se relacionarán con niños de la zona, ni harán las compras en los comercios locales, perpetuando e intensificando así, la comenzada transformación. Casos de estos hay muchos, basta recorrer la ciudad con un poco de atención, por nombrar un ejemplo: diamantis plaza en Buceo, donde se construyó (prácticamente) un barrio privado donde antes había una fábrica.

Éste no es un mal del tercer mundo, pasa en todas partes, lo que cambia es el culpable, en las grandes ciudades europeas, le echan la culpa al turismo, a airbnb, aquí eso no afecta, de hecho ni siquiera nuestro casco histórico está en condiciones como para ser un atractivo turístico, como sí sucede en las grandes ciudades de todas partes del planeta.Nosotros si queremos padres, o al menos un estado presente, que se preocupe por su pueblo, porque a un país lo hace su gente, y ya que no tenemos las posibilidades de acceder por nuestros propios medios a una vivienda, entre otras cosas porque éste es un país con un costo de vida extre- madamente alto en relación al salario que se percibe, queremos que existan facilidades, planes, viviendas en alquiler con el estado como arrendador, como existen en tantos otros países. Es menester que exista una ley de alquile- res, es menester que el estado tome parte en el mercado inmobiliario para que la vivienda deje de ser una mercan- cía y pase a ser un derecho, tal y como lo dicta la constitución de la República.

Como si fuera poco, hoy en día, la recientemente aprobada Ley de Urgente Consideración, lejos de darle facilidades a aquellos que alquilan, le brinda perversas posibilidades a los arrendatarios, como el hecho de desalojar ni bien falte un mes pago del arrendamiento del inmueble.

EL BARRIO NO SE VENDE, EL BARRIO SE DEFIENDE

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Nicolas

    Muy bueno, excelente iniciativa FELICITACIONES

  2. Pedro Varela

    Ta bueno el artículo.
    El techo particular, el techo social, es fundamental.
    Tanto que lo primero que hacían los colonizadores era el TECHO de la Iglesia, y desde allí doblegar las conciencias, con objetivos dobles y triples.
    La vivienda como mercancía. Y si . Es una más. Y resolver esto, es hoy casi cambiar al mundo de fase. No sé si viste el documental MARINALEDA. búscalo. Lo hizo un integrante de la brigada di Pascua, que hizo documentales en Barcelona. Es interesante la experiencia. Pero no creo que extrapolable. Igual vale. Es interesante el como se hacen algunos cambios. Saludos Pedro

Deja un comentario