¿Por qué decimos NO A LA LUC ?*

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Ley de Urgente Consideración (LUC) ha sido el instrumento elegido por el Partido Nacional en el gobierno de Uruguay (y sus socios de la “coalición multicolor”, es decir partidos de derecha) para imponer una serie de transformaciones regresivas a la sociedad uruguaya.
Cabe señalar la fortaleza y habilidad de gobierno del Partido Nacional para lograr la aprobación de esta ley. El proyecto original presentado a mediados de abril -en plena pandemia- era sin más ni menos, el proyecto de sociedad que anhela el Partido Nacional. En el debate parlamentario ese proyecto sufrió algunos cambios, que sin embargo, no alteraron la esencia del mismo. Por ejemplo, el capítulo sobre “seguridad” no se modificó un ápice -sin dudas el capítulo central de esta ley-; y por otro lado, el partido de gobierno permitió que sus socios de la coalición e incluso la “oposición” -es decir el Frente Amplio- introdujeran modificaciones y nuevos artículos. El Partido Nacional sabía que su proyecto de país no iba a ser aprobado de una vez y que bien valía avanzar un buen tramo ahora, y con el aval de TODO el espectro político parlamentario. De 472 artículos que contiene la ley, el FA votó 200. Es decir, cerca del 50%. En el Senado llegó a aprobar el 51%, incluso.
La LUC fue un proyecto que -como ya se dijo- contó con el aval de todo el sistema político. Se quitaron algunos temas que generan rechazo a nivel de la población (como las privatizaciones de empresas públicas), pero se harán vía otras leyes más adelante.
Sin embargo la LUC -que fue criticada porque de “urgente” no contenía nada y porque los tiempos de debate eran exiguos-, continuó siendo un verdadero mamarracho, ya que en el mismo cuerpo de la ley se incluyen temas tan disímiles como “la legítima defensa” y el aumento de penas al narco-menudeo (pero no al narcotráfico de gran escala), también se habilita a las carnicerías a hacer chorizos caseros y se agiliza el régimen de adopciones. Pero ese mamarracho es lo que permite que el FA y su militancia estén planteando que si se inicia el proceso de recolección de firmas hacia un referéndum para anular la ley, ello sea por una parte de la misma, es decir aquella parte de la ley que los legisladores del FA no votaron en el Parlamento.
Lo que nos parece que queda claro, es la URGENCIA de las clases dominantes uruguayas de aplicar una política de “garrote” a los de abajo para procesar el ajuste que quieren imponer. Ya hay muestras de ello, por ejemplo, en los intentos de intervención policial en conflictos sindicales a partir de lo que la LUC permite. También en el famoso helicóptero que patrulla los cielos montevideanos a baja altura a diario con el pretexto de controlar las “aglomeraciones” en el marco de la pandemia.
Pero ¡OJO! No se crean que todo el contenido de la ley es nuevo. Los quince años de gobiernos progresistas plantaron varias semillas de lo que hoy está en la ley. La LUC profundiza la política que llevaron adelante los gobiernos que han antecedido a éste. En la esfera represiva debemos señalar que los quince años de “progresismo” trajeron una increíble tecnificación de la policía. Esa tecnificación jamás ha sido ni va a ser usada contra los que roban al pueblo todos los días la riqueza, sino contra los que sufrimos las consecuencias de todas las injusticias de la sociedad uruguaya.
Por otro lado, el gobierno de Lacalle Pou no viene a reinstalar el neoliberalismo, viene a profundizarlo. Son las clases dominantes que retoman el timonel del gobierno. Son esas mismas clases dominantes que durante 15 años ganaron millones como nunca antes, pero necesitan tener el control del gobierno; es un tema de clase, no quieren que otros por más que hagan bien los deberes y gobiernen para ellos, sigan al frente. Y además, en su lógica, hay que ajustar más.

No a la LUC img

Haremos un breve análisis de la LUC por capítulos, aunque solo sea para repasar sus alcances y barajar expectativas que nos preparen para enfrentarla, ya que, esa es nuestra misión como Clase -porque esto se trata de lucha de clases-, enfrentar las injustas resultantes que se desprendan de esta podríamos decir, “urgente desesperación”.

La primer sección y los más peligrosos diez capítulos son los que refieren a los temas de “Seguridad”. Los artículos incluidos en estos capítulos, no solo generan “buena prensa” y simpatías entre la sociedad “desencantada”, que vio como el gobierno anterior no era lo suficientemente eficaz en lo que a utilización de los mecanismos represivos se refiere (pese a que equipó a la policía de pies a cabeza para esto, generó fuerzas profesionales de choque como “la Republicana” y el “PADO” -Programa de Alta Dedicación Operativa-, o hizo esfuerzos para criminalizar las protestas y las ocupaciones), ni promovió tanto las leyes que aumentan penas como esperaban. En cuanto a las innovaciones, visualizamos desde aquí una apuesta al empoderamiento de las fuerzas represivas, desde el Ministro en sí, que vio cumplido su sueño de aplicar la “Reforma”, que aunque El Pueblo dijo NO en las urnas, la coalición y la LUC le dicen sí en los hechos, hasta el propio milico de a pié, que se envalentona desde la propia formación, avasallando a la gente común ni bien salen de la academia, apropiándose de tareas que hasta hoy eran exclusivas de la fiscalía, como la investigación de delitos, o el interrogatorio de personas sospechosas de cometer delitos, pudiendo además mantener a las personas detenidas incomunicadas por más tiempo.
Se criminaliza no solo la protesta, sino también la opinión, o la discrepancia, el defenderse de las ofensas o agresiones policiales o ejercer el derecho de huelga. Además de esto y no menor, habilita el “gatillo fácil”, poniendo el derecho de propiedad por encima del derecho a la vida. Se criminaliza hasta el ser joven menor de edad, aunque la mayoría del Pueblo también le dijo que no a eso.
En lo que a preocupaciones se refiere, no es menor que, a continuación, la segunda sección se refiere nada más ni nada menos que a los servicios de inteligencia de Estado (brazo utilizado durante la dictadura y los gobiernos anteriores y posteriores para inmiscuirse en la vida de las personas y operar al servicio del poder). Entre otras cosas preocupantes, se destaca la eliminación del derecho al acceso a la información sobre lo actuado y producido por la SIEE (Secretaría de la Información Estratégica de Estado).
Pasemos a las Sección 3….Educación. Básicamente el 80 % de esta sección se dedica a eliminar lo que se había generado en la Ley del año 2008, que ya abría el camino para que el Ministerio de Educación y Cultura se hiciera cargo de la conducción de la Enseñanza. Como en cada reforma (porque esta es otra de las tantas), se profundiza un pasito más la posibilidad de forzar a docentes y educandos a la especificación del conocimiento (en el caso de los/las [email protected] de [email protected] [email protected], el de peones de fábrica para trabajos básicos y repetitivos), con la excusa de “prepararles para la vida, dejando de lado las coordinaciones entre los diferentes actores de la educación para darle potestades de elección a las Direcciones de cada centro de establecer un programa de estudios y metas para su centro específico, “premiando” en consecuencia, a quienes se apeguen a las directrices educativas del Ministerio, y quienes no, serán “relegados”. No se habla de AUTONOMÍA y COGOBIERNO para la UDELAR, no se menciona la forma de llegar a un presupuesto digno donde se alcancen metas tales como la que históricamente plantean los gremios de la enseñanza (el 6% para la Educación Pública).
La cuarta sección (Economía y Empresas Públicas), refiere a la carga tributaria que recaerá sobre las empresas públicas, la cual será volcada plenamente a soportar los costos del aparato estatal con el objetivo de achicar la brecha generada por el déficit fiscal. Es quizá el más corto de los puntos, pero en él está la decisión de “comerse” las ganancias de las empresas públicas, nada nuevo, la misma receta de siempre.
En esta sección también se incluyen ítems tales como un capítulo para el Banco República, la transformación de “obligatoria” a “libre” de la forma de pago electrónico de los salarios, y por ende de la Inclusión Financiera, se establecen reglas para la fijación de algunas tarifas como las de los combustibles o la compra de energía eléctrica, plantea criterios para el funcionamiento de la URSEC (Unidad Reguladora de los Servicios de Comunicación) y la URSEA (Unidad Reguladora de los Servicios de Aguas), también deja como vaga la definición y facultades que gobiernos anteriores le prodigaban al Fondes (Fondo de Desarrollo), o a la promoción de las micro y medianas empresas.
Para la quinta sección, la LUC se mete con las compras públicas, licitaciones, compras directas y pagos a proveedores y la actividad portuaria. Además plantea la creación del Ministerio de Ambiente, aunque dejaron afuera los artículos que incluían el tratamiento que se daría a las áreas protegidas en el país, para tratarlos aparte, ya que traía problemas a la interna de la propia coalición multicolor.
Al sector agropecuario le tocó la sección 6 y abarca cinco capítulos, la creación del Instituto Nacional de la Granja y el de Bienestar Animal. Además atiende al Instituto Nacional de Colonización, al Código Rural y al INAC (Instituto Nacional de Carnes).
Sección siete, 3 capítulos que [email protected] [email protected] debemos leer con cuidado. Plantea artículos referidos a nuestro futuro, Relaciones Laborales (art. 392) y Seguridad Social (arts. 393 al 395), presente y futuro de nuestra clase. El primero pone al Estado como garante del pacífico cumplimiento del derecho de huelga, pero al mismo tiempo habilita la entrada libre de carneros y patrones para trabajar rompiendo la huelga. En los otros plantean la creación de una comisión de “expertos sobre Seguridad Social”, con unos objetivos y tareas que van desde analizar fortalezas y debilidades del BPS, hasta analizar el contexto nacional e internacional para la aplicación de las políticas más neoliberales posibles.
La octava se preocupa por la carrera funcional del MIDES (Ministerio de Desarrollo Social) y regula el régimen de adopciones de INAU (Instituto del Niño y Adolescente de Uruguay). También modifica los términos para el financiamiento de los medicamentos de alto precio y crea la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, que regulará el mercado de la salud.
Novena sección, atiende los temas habitacionales, Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, crea dentro del mismo la Dirección Nacional de Integración Social y Urbana (plan JUNTOS, Mejoramiento de Barrios, plan Nacional de Relocalización – Realojos). Dedica un largo capítulo al sistema de alquileres, y otro a ampliar la presencia del MEVIR (Mejoramiento de la Vivienda Rural). Otorga propiedad privada de la vivienda a habitantes de los asentamientos, con lo cual se abre un amplio campo de especulación inmobiliaria al servicio del gran capital.
En la penúltima sección, la décima, se trata del Código Civil, ítems sobre herencias de bienes inmuebles (plazos de reclamación) y prescripción de deudores.
Para finalizar la LUC, la sección 11,nos regala dos capítulos diferentes entre sí. El capítulo dos refiere a la portabilidad numérica, y dicta el derecho de usuarios de telefonía móvil de conservar su número sin tener que cubrir ningún costo extra, aún cuando cambie de prestador del servicio. En el capítulo uno (otro al que las organizaciones debemos prestarle especial atención), atiende a la “Libre Circulación”, en tres artículos (468, 469, 470), criminaliza los piquetes y promueve la represión “necesaria” para su desmantelamiento (art. 468, 469), así como también plantea la figura del hecho de “apariencia delictiva” (art. 470).
Para leer la Ley, quienes pertenecemos a la Clase trabajadora debemos quitarle tiempo a nuestra vida, a nuestro descanso, nuestras familias y nuestra socialización, requiere un ejercicio y concentración exigentes. Pero nuestra necesidad de entender por donde va la cuestión política y la política social que nos van a intentar imponer, la relación de trabajadoras y trabajadores con las patronales y el gobierno, con [email protected] [email protected] y con los sindicatos y las organizaciones sociales, requieren una seria preparación.
No podemos acudir al futuro sin entender el presente, ni permitir que la prensa, la clase política o la burguesía nos “adoctrinen” con su visión de la realidad y su interpretación de cómo vivir, debemos ser críticos de las propuestas y sobre todo de las acciones que esta burguesía promueve para nuestra Clase.
Desde aquí, humildemente hemos intentado resumir y acercar los datos que pudimos recabar y entender de esta Ley “tanque”, entendemos que el Pueblo está llamado, por su historia, a cuestionarla y enfrentarla. Los métodos pueden ser variados, ir desde la recolección de firmas para impugnarla en las urnas, hasta generar todo tipo de movilizaciones que cuestionen y presionen para que el mismo Parlamento la revoque, o participando en acciones directas que involucren a la sociedad toda en la resistencia, como en las ollas populares o debates entre iguales tejiendo redes entre pares.

Pañuelos no a la LUC IMG

La Ley abarca un gran número de temas, y no deja a nadie afuera, ya sea porque vulnera derechos de los adolescentes [email protected] de [email protected] en las secciones de “Seguridad” y “Educación”, o porque deja muy debilitado el derecho de huelga en un capítulo con una redacción muy vaga y abierto a múltiples interpretaciones (que sabemos no nos favorecerán), porque una nueva reforma educativa se promueve valorando “resultados” particulares basados en alumnos promovidos y no en educandos capaces. Prepara el camino para la represión y la impunidad de los represores, el aparato armado y adoctrinado por los gobiernos anteriores (no menos serviles al poder que este), está listo para “cumplir órdenes” a partir de ahora.
Para nosotros, ha estado y estará en la línea de siempre, la de enfrentar a los opresores de la Clase obrera y el pueblo, ya sea que vengan disfrazados de milicos, de patrones o de políticos oportunistas. Como dijo hace poco un viejo militante de La Teja (barrio popular del oeste montevideano): “No hay que descartar ningún método para la lucha”.

“No empuje a nadie a la lucha si con él no va a luchar,
es fácil aconsejar, y que el otro sea el que sufra.
Su elocuencia será mucha, y que triste cobardía,
es augurarle el día de liberación temprana,
si él aguanta la picana……..cosa que usté no podría”

“Cuzco Rabón” Tabaré Etcheverry

*Este artículo está escrito desde una perspectiva de trabajadores. Quienes lo elaboramos pertenecemos a la clase trabajadora y surge de la reformulación de un artículo para un boletín de una agrupación sindical, escrito por uno de los autores.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario