EL AÑO, LA PESTE, EL ARTE, LOS SUEÑOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Se va el año, ¿se irá la peste? Frente a la pandemia, información. Frente a la peste, formación. El negacionismo es una forma de imbecilizar el debate, que debería ser como todo tema actual y preocupante, pleno de perfiles y opiniones, basados en la ciencia y la clara comunicación, claro está. Los terraplanistas, los antivacunas bolsonaristas, o sus similares vernáculos orientales, repiten como loros argumentos obtusos que no aportan al debate, expertos en generar “narrativas” fantasiosas en tiempo de postverdades y maquinaciones de teorías conspirativas.  

Cada cultura crea sus verdades. Porque la verdad no es natural. Así como dios no lo es, o el “status quo” tampoco. El creacionismo ha fracasado donde la ciencia y el arte han predominado. 

La pensadora y política alemana Hannah Arendt desconfiaba del papel de la verdad en la política debido a que consideraba que el espacio público era el lugar de la acción, que en su pensamiento es libre, espontánea y contingente. Para la filósofa, estos caracteres se oponen a los atributos de objetividad, firmeza y necesidad, implicados en la idea de verdad. Por esta razón estimaba que el lugar de la verdad debía ser ocupado por la opinión, que es el reflejo de los puntos de vista plurales de una sociedad. Sin embargo, en sus estudios sobre el totalitarismo (especialmente en el nacional socialismo, nazi), Arendt muestra que este tipo de regímenes se ocupó de destruir datos y registros fiables, para falsear la realidad y quitar todo piso a la crítica pública. 

Tiendo a pensar que aún se sostiene esa idea, en nuestra contemporaneidad y en nuestros regímenes democráticos a partir de ciertos falsos relatos e incluso sin condición de anclaje en la realidad. 

Si, el 2020 ha sido un año de bárbaros (en la peor acepción posible), de barbaridades y barbarie. Sin embargo, terminamos el año con dos buenas noticias: 1) el emperador Trump, fue “despedido” de su trono. 2) Las vacunas contra el Covid se multiplican (¿llegaran a tiempo de evitar más muertes en Uruguay, en Brasil, en el tercer mundo?). 

Hay una tercera noticia que no ocupa titulares de prensa, y que nos ha permitido ser menos bárbaros: el arte, la literatura, las diferentes formas de hacer cultura multiplicados en las redes sociales, mostraron nuevas facetas de lo humano. 

Voy a terminar esta etapa, este último artículo de Crónicas de la Peste en Trama al Sur (agradecido a la compañerada del canal social latinoamericano, la 4ª gran noticia del año), con un poema inédito de mi compamante, Verônica Loss. El poema es atravesado por la saudade de lo que fue y la esperanza de lo que vendrá en este 2021. 

“A minha casa

A minha casa tem um quê de poesia. Deve ser porque lá também é a casa de um poeta, e de um menino maluquinho.

A minha casa é uma casa de loucos, de loucura policroma. Se nota antes mesmo de entrar, pelas cores e formas que um artista do pincel deixou quando passou por Riveramento.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja un comentario