Marcos Velásquez | Un músico uruguayo en el Chile de Allende.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Hablar de Marcos Velásquez es referirse a uno de los compositores más destacados de nuestra música. Autor de una gran cantidad de canciones que conforman el cancionero popular y que tienen la particularidad de haber trascendido a su compositor y haberse transformado en verdaderos hechos folclóricos. Canciones cómo “la rastrojera”, “el tero tero, “el sapo y la comadreja”, “Aquilino y su acordeón”, “nuestro camino” y “el diccionario”, son algunos ejemplos. Perteneció a una generación de músicos que a partir de los años 60s le aportaron un aire de renovación y compromiso político a nuestra música. Dentro de este movimiento podemos incluir a Los Olimareños (José “Pepe” Guerra, Braulio López), Alfredo Zitarrosa, Yamandú Palacios, José Carbajal, Daniel Viglietti y Washington Carrasco, entre otros. 

El eje temático de este artículo gira en torno a sus años vividos en Chile entre 1969 y 1974. Dicho período le permitirá a Marcos vincularse con el movimiento musical chileno pero mantener los lazos que lo unían con la música uruguaya. En el año 1969 visita Montevideo el grupo chileno Millarepo que estaba integrado por Roberto Rivero, Rolando Pereira y Payo Grondona, será este último el que invitará a Washington Carrasco y este a Velásquez a realizar una visita por el país trasandino. Durante los primeros meses realizan presentaciones en diferentes canales de televisión de Santiago y Valparaíso al tiempo que se comienzan a vincular con el movimiento de la Nueva Canción Chilena a partir de sus presentaciones en universidades, festivales, peñas y comités. Al cabo de un tiempo Carrasco decide regresar a Uruguay mientras que Velásquez en la estación de trenes opta por quedarse. 

En este contexto coincide con la fundación de la Unidad Popular de Chile que llevará a Salvador Allende a la presidencia. Velásquez apoyará la conformación de esa coalición de partidos de izquierda y pondrá su música al servicio de sus causas. En su vínculo entre militancia y música (acciones inseparables para él) visita el país de norte a sur. Recorrió desde Rancagua hasta el norte de Chile, realizando actuaciones y charlas. Además de vincularse con músicos locales, registró importantes fiestas religiosas como la de la Virgen de la Tirana y la de la Virgen de las Peñas. Visitando San

Pedro de Atacama y Toconao, conoció al sacerdote jesuita Gustavo Le Paige, investigador belga que desarrolló su actividad en esa zona del país y fue invitado a conocer su museo de alto nivel arqueológico. En la ciudad de Arica grabó las fiestas de la Tirana Chica. Visitó asimismo las ciudades de Curicó, La Serena, Coquimbo, Antofagasta, Chuquicamata y Copiapó. Luego de algunos meses de gira por Perú donde realiza conciertos en diferentes ciudades de todo el país y de brindar charlas sobre la ciencia del folclore, decide regresar a Chile instalándose en la ciudad de Arica. Es aquí donde formará familia con Nora Vélez Montaño, quien será la madre de su segundo hijo llamado Marcos nacido el 6 de abril de 1973. El futuro parecía muy alentador pero pocos meses después ocurrirían hechos que cambiarían la vida de Chile. En lo estrictamente laboral, viviendo en Arica fundaría junto al grupo de teatro colombiano Actores en Marcha (dirigido por Alejandro Buenaventura) la Casa de la Cultura, de la que fue elegido secretario. Uno de sus principales logros fue la construcción de un teatro en el que se realizaron espectáculos con artistas de todo Chile y países de la región. Ese año se lleva a cabo el 4° Festival de la canción comprometida donde además de presentarse para un público muy numeroso, y compartir con los más grandes representantes de la música chilena le permite reencontrarse con algunos compatriotas uruguayos, Daniel Viglietti, Numa Moraes y José Carbajal El sabalero. El festival se desarrolló durante tres noches en la Plaza del Pueblo en Valparaíso, sin jurado, sin competiciones ni contratos. La organización estaba bajo la responsabilidad de la Municipalidad de Valparaíso y el Instituto Chileno-Cubano de Cultura. El auspicio pertenecía a la Universidad de Valparaíso, la oficina de Cultura de la Presidencia de la República, la CUT (Central Unitaria de Trabajadores), la División de Turismo y la FECH (Federación de Estudiantes de la Universidad). Entre sus exponentes de mayor destaque sobresalían Víctor Jara, Quilapayún, Inti Illimani, Ángel e Isabel Parra con su hija Tita, Dúo Los Amerindios, conjunto Tiemponuevo, Marta Contreras y “El gitano” Rodríguez. Integraban la delegación uruguaya Daniel Viglietti, José Carbajal “El Sabalero” (quien asistió desde Argentina donde residía), el joven Numa Moraes y Marcos Velásquez, que vivía en Chile. 

Sobre la participación de los uruguayos, Daniel Viglietti recuerda: 

Hay cuatro personas tras el escenario que se abrazan con enorme alegría. Son cuatro cantores uruguayos. Son Marcos Velásquez, desde hace años en viaje por Latinoamérica, José Carbajal, nuestro popular “Sabalero”, un muchacho joven con cara de niño y corazón de hombre nuevo (Numa Moraes) y el que escribe. 

Marcos cantó también en el puerto en un acto de agradecimiento a la RDA por una donación a Chile, con

asistencia del presidente Allende, “el compañero presidente” como aquí lo llaman. Fue hermoso reencontrar su canto, y saber que las estaciones de su largo viaje no son más que la confirmación viva de su amor a nuestro Uruguay. Intuir que lo tendremos con nosotros un día.1 

Cuando corría el año 1973 y el calendario indicaba el día 11 de setiembre se produjo el Golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende de la Presidencia. Se bombardeó la casa de gobierno, y las fuerzas armadas tomaron el poder. Inmediatamente después de producido el golpe, comenzaron las desapariciones, muertes, exilios y procesamientos de miles de personas en una de las dictaduras más sangrientas y de mayor barbarie en la historia del continente. Augusto Pinochet sería quien encabezaría el gobierno de facto. Marcos Velásquez fue detenido y encarcelado enseguida de producido el golpe. Sobre ese hecho Jorge Velázquez2(su hermano) recuerda: 

Marcos contaba que en Arica había formado una familia, tenía una compañera y un hijo, ni bien lo detuvieron le dijeron que no se preocupara más ni por su casa, ni por su hijo, ni por su mujer porque estaban todos muertos. Marcos creyó hasta que salió a Francia durante muchos meses que su familia había muerto…3 

Logró salir de prisión gracias a una visita a la cárcel por parte de la ONU y la Cruz Roja Internacional que realizaban observaciones para ver cómo se encontraban los presos políticos. Un preso boliviano pudo avisarles a los observadores cómo era su situación realmente y de esta manera consiguieron la extradición en primera instancia de los presos extranjeros, así Velásquez pudo salir a París. 

Según su propio testimonio: 

Detenido en Arica por las fuerzas fascistas que dieron el golpe de Estado en Chile, que derrocó al Presidente Salvador Allende, salvé mi vida de milagro al ser enviado a Francia por la intervención solidaria de la Organización de las Naciones Unidas y la Cruz Roja Internacional…4 

1 Fuente: Ahora 19-02-1973, pág. 13. 

2 Jorge utiliza su apellido tal cual fue registrado en su partida de nacimiento. 3 Fuente: Efecto Mariposa (13-09-2012), programa que se emite por Radio Uruguay 1050 am (Radiodifusión Nacional). 4 “Frente Amplio. Uno solo dentro y fuera del país en la resistencia a la dictadura” Ed. Cauce. 2007, Miguel Aguirre Bayley.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja un comentario