MIRAR EL PASADO CON MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¡Nunca más dictadura militar en Argentina, son 30mil desaparecidos!

Este 24 de marzo se cumplen 45 años de la última dictadura cívica-militar, empresarial-oligarca y eclesiástica en Argentina. Es un día clave para reflexionar sobre el pasado reciente y pensar cual es nuestro desafío generacional, de hoy en adelante. Es que los profetas del odio quieren resurgir en la concepción del nuevo mundo – pos pandemia, volver a escena para desestabilizar la democracia, imponer un modelo económico-político-social y generar un retroceso en política de derechos humanos por medio lawfare1

Debemos ser conscientes y estar en alerta, estos últimos años y con una nueva lógica el neoliberalismo tomo impulso en América Latina para profundizar lineamientos del pasado reciente, del colonialismo al neocolonialismo, con un objetivo claro, a sangre, a fuego y con cruzada mediática terminar demoliendo a los gobiernos populares. En definitiva, ayer Golpes de Estados2 y hoy Lawfare3, son dos caras de la misma moneda. 
La memoria histórica en América Latina y el Caribe tiene un amplio universo de referencia, podemos mencionar la trayectoria de conquista y colonización de 1492 – las estructuras coloniales estuvieron manifiestas en, dominación de clase-territorios, subordinación e imposición de pensamiento, cultura y paradigma económico-político, trajo gradualmente la desaparición relativa de la diversidad de los pueblos según Dussel (2000); marcados por la revolución independentista, la primera revolución por la independencia anticolonial en la región se genera en Haití en 1804 donde se culmina la abolición de la esclavitud; los años 70 se caracterizan por un sistema de dictaduras en Latinoamérica, este modelo trae viejas praxis “colonial” e incorpora nuevas herramientas para generar transformaciones en la sociedad/comunidades y la oleada neoliberal en sus  diferentes periodos (..). 

Para lxs argentinxs esa memoria se traslada automáticamente a la trayectoria de todxs lxs que vivieron la ultima dictadura militar de 1976, es la memoria colectiva que nos explica-comparte sobre sus luchas, resistencia y resiliencia, en busca de justicia. A la memoria hay que conocerla, transmitirla y sobre todo militarla. El Proceso de Reorganización Militar en Argentina se llevó a 30mil compañeres; se apropió de la identidad mediante secuestros y vulnero el derecho a la libertad, a la expresión-opinión y participación; a un proceso y trato humano justo, y a la vida misma.


1 Para el Dr. Zaffaroni el lawfare o guerra judicial ocupa un lugar central en las campañas electorales y en las noticias en América Latina. Es el uso indebido de herramientas jurídicas para la persecución política, el uso de la ley como un arma para destruir al adversario político por la vía judicial. 
2 Periodos dictatoriales: Argentina (1976 – 1983): Rafael Videla, Roberto viola, Leopoldo Galtieri y Reynaldo Bignone; Bolivia (1971-1978 Y 1997-2001): Hugo Banzer – (2019-2020) Jeanine Añez; Brasil (1964-1985): Humberto Branco, Artur da costa e silva, Emílio Garrastazu Médici, Ernesto Geisel y Joao baptista Figueiredo; Chile (1973-1990): Augusto Pinochet; Colombia (1953- 1957): Gustavo Rojas; Cuba (1952-1959): Fulgencio Batista; Ecuador (1972-1976): Guillermo Rodríguez Lara Guatemala (1954-1957): Carlos Castillo Armas; Honduras (1936-1948): Tiburcio Carías Andino. Nicaragua (1937-1947 y 1950-1956; 1965-1963; 1967-1972 y 1974-1979): familia Somoza; Panamá (1983-1989): Manuel Antonio Noriega; Paraguay (1954-1989): Alfredo Stroessner; Perú: Juan Velasco Alvarado (1968-1975) y Francisco Morales (1975-1980) y Uruguay (1973-1985): Juan María Bordaberry, Alberto Demicheli, Aparicio Méndez y Gregorio Álvarez; Venezuela (1952-1958): Marcos Pérez Jiménez.   Las Dictaduras militares en América Latina se caracterizaron por utilizar mecanismos de represión social, política de ajuste y cambio estructurales e institucionales. Promoviendo en la región un terrorismo oportuno para la aplicación del Plan Cóndor, un plan de inteligencia coordinado por la CIA en los años setenta.  
3 En América Latina la actual embestida legal contra la vicepresidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, ex presidentes: Dilma Rousseff y Lula Da Silva en Brasil, son ejemplos no aislados de una nueva táctica de guerra no convencional que se conoce como Lawfare.

LA HISTORIA DE LAS ABUELAS Y MADRES DE PLAZA DE MAYO, ES MI HISTORIA – NUESTRA HISTORIA: 

El camino recorrido de lucha y resistencia de las abuelas y madres de plaza de mayo es sin duda un ejemplo de organización colectiva, presentes desde el año 76 hasta la actualidad, no solo buscaron recuperar la democracia en esos años, han marchado día y noche con sol y lluvia pidiendo memoria, verdad y justicia por sus hijxs, nietxs y torturadxs-desaparecidxs sino también han acompañado y abrazado otras causas populares. 

Ellas, nuestras abuelas y madres de plaza de mayo son nuestro orgullo y ejemplo a seguir, mediante la memoria y resistencia nos permiten de manera simbólica recuperar la historia algo esencial para la configuración de identidades e ideologías de los pueblos. Estas configuraciones socio-cultural en nuestra historia están en constante disputa y arrebatamiento por el modelo neoliberal es por ello que debemos seguir sus pasos y alzar la voz. Buscamos y pedimos justicia por nuestrxs desaparecidxs, para que la historia no se vuelva a repetir, para superar el pacto del olvido, para decirles a los buitres del pasado – los que sostienen la teoría de los dos demonios que el pueblo no olvida, miramos para atrás y vemos que nos faltan 30mil. Ellas nos enseñaron que al odio se le gana con amor, a no ser indiferentes ante las injusticias y, sobre todo, a poder hablar del pasado, ese que nos dejo heridas imposibles de borrar pero que es necesario recordar. Recordar es un derecho. 

UN PUEBLO QUE OLVIDA SU HISTORIA, ESTA CONDENADO A REPETIRLA:

Para que nunca más se repita una dictadura cívico militar, para que nunca más nos sometan y dominen, y para que nunca más tengamos que llorar a un compañere debemos resguardar la memoria histórica. Creo honestamente que tenemos que avanzar con todas nuestras fuerzas y convicción, no callar ante atropellos y defender todas las conquistas, apuntando siempre a un crecimiento colectivo y a una integración generacional. Defendamos la memoria, la democracia de nuestros pueblos y que el recuerdo de cada compañerx detenidx desaparecidx traiga consigo el legado de lucha por una Argentina-América Latina más justa, solidaria y con todes. Nunca más impunidad: ¡Ni olvido, ni perdón!

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Graciela Macedo

    Excelente cita, fue un hecho que marcó mucho a los argentinos y latino América. La lucha de aquellos que no volvieron y el dolor y trauma que dejaron a los que hoy pueden contar su historia es algo horroroso. Gracia María Lilia Macedo.

  2. Ana zuleta

    Realmente en esta cita menciona y nos hace recuerdo de toda la resistencia de los pueblos, toda la represión y el modos operandi de los represores.

    Poco a poco américa está recuperando su dignidad argentina ahora Bolivia seguirá Chile y así sucesivamente vamos construyendo la patria grande y digna 🙌

    Gran cita de la compañera María Lilia Macedo

  3. Pedro Díaz

    Es ante estos actos, ante estas acciones cuando definitivamente advertimos que el futuro está aquí, entre nosotros. Reflexiones como esta nos confirman una y otra vez que las generaciones presentes son el reaseguro del sostenimiento de la lucha por la inclusión, la igualdad, la libertad, la plena democracia y de una Patria para todxs. Gracias compañera Lilia Macedo.

Deja un comentario