Día Internacional del Trabajador/a.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En medio de la pandemia, recortes, crisis y desempleo.

El 1º de mayo 2021: no está previsto realizar grandes manifestaciones que se organizan habitualmente, pues el mundo entero está en cuarentena a causa de la pandemia Covid-19.

Sin embargo, en algunos países se registrarán pequeñas manifestaciones callejeras, o también propuestas tales como colocar, en los balcones banderas o pancartas aludiendo al día internacional del trabajador/a.

  • En esta fecha se recuerda aquel día en 1886, cuando cerca de 350.000 trabajadores y miembros de sindicatos obreros en Chicago (Estados Unidos), paralizaron las fábricas con el fin de reivindicar la jornada de ocho horas. Algunos de los participantes fueron detenidos y más tarde condenados a muerte. Fueron los llamados -Mártires de Chicago-, a quienes se les rinde homenajes todos los primero de mayo.

La crisis sanitaria mundial, no solo confinó a poblaciones enteras, sino que dejó, más al descubierto las desigualdades económicas crueles e inhumanas en los territorios latinoamericanos, cuya economía se desarrolla en el marco de la informalidad, en gran parte y escasa cobertura de la protección social, sumados a problemas que aún persisten como los de trabajo infantil y trabajo forzoso, que son parte de las asignaturas pendientes en la región.

Esta agudización de la crisis capitalista producto de sus políticas concentradoras, ha destapado la perversidad de un sistema de salud fuertemente privatizado que deja sin acceso a la salud a millones de personas que no cuentan con los recursos necesarios para recibir atención. La destrucción del medio ambiente, el estado de excepción y sus mecanismos represivos, la vigilancia y el control social son las formulas masivas en curso.

A partir de esta nueva situación sanitaria, enormes sectores de trabajadores/as, se ven obligados a ejercer el Teletrabajo. Modalidad que cumple con la vieja intención de las patronales de obtener las máximas ganancias a costa del esfuerzo de los trabajadores/as, y evita el contacto entre sí, de sus empleados, que en sus asambleas resuelven la defensa de sus derechos. Este método que sigue extendiéndose, no reconoce las horas extras ni horario laboral, causando estrés, y favorece la precarización laboral.

En definitiva mete al patrón en tu hogar.

Según el informe de la OIT: en América Latina y el Caribe se perdieron 26 millones de empleos en un año de pandemia. Este panorama traerá sin duda una crisis social profunda, donde habrá que estar a la altura de la circunstancia para la defensa de los derechos y que la vida pase a ser digna de ser vivida. Las luchas políticas encarnadas en los movimientos sociales dan pie para pensar en otro tipo de sociedad más libre, igualitaria y democrática.

Fotografxs de Trama al Sur que aportan sus trabajos:

  • Alejandra Bartoliche Argentina.
  • Juan Manuel Alborés – Uruguay
  • Marco Silva – Chile
  • Martha Passeggi – Uruguay
  • Martín Varela Umpierrez – Uruguay
  • Mónica Hasenberg – Argentina
  • Osiris Martí – Argentina
  • Richard Yorda – Uruguay
  • Rodrigo Viera – Uruguay
  • Gabriela Pino – Venezuela

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja un comentario