PAULO FREIRE EN CUARENTENA: LEYENDO LAS ANORMALIDADES DEL MUNDO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Enseñar exige buen juicio

Paulo Freire

“Pedagogía de la Autonomía”

Leer con Freire el mundo de hoy es leer en cuarentena, leer la opresión, la autonomía, la resistencia, la angustia y la esperanza en el marco de las desigualdades y riesgos agravados por la pandemia del COVID y por las lógicas del capitalismo biotecnológico. Leer el mundo actual y decir nuestra palabra como pueblo trabajador es resistir y luchar por una (post) normalidad con justicia que supere las violentas contradicciones de la vieja y de la nueva normalidad: en la provincia argentina de Entre Ríos, por ejemplo, el sueldo inicial de una/un docente equivale sólo un tercio del valor de la canasta familiar, y esa equivalencia se debilita día a día frente a la especulación inflacionaria. Esa/ese docente sostuvo como pudo la educación virtual en 2020 y la sostiene como puede cada vez que hay que dejar la escolaridad presencial por contagios o por precaución protocolar. Se sabe que el Estado, el capital privado y todos los que dicen estar preocupados por la educación no hicieron nada por garantizar la conectividad para todas y todos los alumnos. La nueva crisis patentizó y amplificó las desigualdades ya existentes.

Esos docentes y sus alumnos, en 2021, tienen que dar clases con las ventanas abiertas de las aulas en otoño e invierno porque el progresismo político no puede contrarrestar la influencia ideológica mediática de la derecha neoliberal y fascista, que en su cinismo criminal plantea -directa o indirectamente- que el coronavirus es una “gripecinha” y que las clases deben ser presenciales sin importar el costo humano. Docentes y alumnos se juegan la vida día a día contra las tres pandemias: la del coronavirus, la del largo ajuste económico y la de las mentiras en red, las manipulaciones, el darwinismo social, la autoexplotación y el infierno de la transparencia digital del individualismo, el mercantilismo, la mediocridad y el odio ideológico fogoneado por la ilustración tecnocrática y algorítmica que contaminan nuestra existencia. En la primera mitad del 2021, las estadísticas argentinas muestran lamentablemente que más del 60% de los chicos ha caído bajo la línea de la pobreza, al igual que sus maestros. La pedagogía del oprimido de Freire interpela más que nunca.

Hay que forjar un diálogo entre la filosofía práctica de Freire y los planteos actuales de Byung-Chul Han, Rita Segato, Vandana Shiva, Greta Thunberg, Boaventura de Sousa Santos y Franco “Bifo” Berardi, entre tantas y tantos otros valores de la ecología global de saberes para el buen vivir. Los movimientos sociales en nuestro país reclaman que el asistencialismo -funcional al capital concentrado- de lugar a políticas para el desarrollo humano integral. Debemos potenciar todas las formas de la poética vital intercultural, de la autonomía personal y comunitaria y de la democracia popular y la sustentabilidad multidimensional contra las redes tecnológicas de quienes quieren pescarnos para hacer negocios. La Madre Naturaleza grita fuerte y no se soluciona con un “me gusta” o un “me entristece” o con cualquier emoticón virtual.

Debemos discutir y planificar las nuevas batallas éticas, políticas y culturales que debe dar la educación popular. El capitalismo neoliberal y el capitalismo progresista oprimen y limitan la pedagogía de la esperanza. Ni el subjetivismo liberal, ni los jailaifes del classroom, ni el burocratismo de los que citan a Freire, pero practican a Milton Friedman nos llevarán por el camino de la soberanía pedagógica, política, ambiental y cultural. La alfabetización -en sus tres dimensiones articuladas: básica, cultural y política- se sostendrá en el tiempo si está construida sobre bases sólidas. Como dijo Paulo Freire, hablando del proceso abierto de concientización en “La importancia de leer y el proceso de liberación”, “El trabajo de concientización exige de quien a él se dedica una clara percepción de las relaciones entre parcialidad y totalidad, táctica y estrategia, práctica y teoría. Este trabajo exige además que la dirección tenga una visión clara igualmente de sí misma en su relación con las masas populares. En esas relaciones, la dirección debe evitar caer, por un lado, en el liberalismo y la ausencia de organización, y por el otro, en el autoritarismo burocrático”.

NOTAS:

Un análisis de las políticas alternativas propuestas por las organizaciones gremiales y los movimientos sociales puede leerse en Ana Julia Aneise y Mercedes Pombo, integrantes de Jóvenes por el Clima en Argentina, “Claves del Plan de Desarrollo Humano Integral para la recuperación post pandemia”, BsAs, Diario Perfil, 11/5/2021, en https://www.perfil.com/noticias/ecologia/claves-del-plan-de-desarrollo-humano-integral-para-la-recuperacion-post-pandemia.phtml

La página de este Plan en https://plandesarrollohumanointegral.com.ar/. El Segundo Manifiesto por un País Soberano con Trabajo para Todos y Libre de Hambre, de la CTA Autónoma, Central de las y los Trabajadores Argentinos puede verse en Canal Abierto, 1/5/2021, en https://canalabierto.com.ar/2021/05/01/un-nuevo-manifiesto-por-la-soberania-el-trabajo-y-la-produccion/

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario