“Oyendau, Etriek, Onkaiujmar ug Amti ug huimen ug abya yala”: Memoria Verdad territorio e identidad de los Pueblos Indígenas del Abya-Yala

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En Abya Yala los Estados-naciones modernos se constituyeron desde la base del genocidio a los pueblos Indígenas. Ya van 529 años de ese proceso. Desde esos asesinatos crueles, esas violaciones, esas apropiaciones de bebés y fundamentalmente desde esas conductas inhumanas se construyó “ese ordenar y administrar la vida en sociedad”. Pero prevalecen los llantos desgarradores de las madres y sus hijos cuando les están destruyendo sus casas, para arrebatarles sus tierras, que fueran sus cuerpos, sus carnes, y al resistirse no dudan en golpearlos sin compasión. Tampoco les preocupa si pasan frio o hambre y ni les interesa si sus vidas son miserables. No vale nada el grito de súplica, y el dolor que lleva adentro está lejos de que les toque la piel quienes llevan una vida envuelta en privilegios. La discriminación, el racismo y la desigualdad existen por estos hechos atroces. Entonces, a veces la esperanza se va como agua por un acantilado, se escurre la razón en su vacío y el sentimiento se esfuma en el horizonte.

Si bien en el transcurso del tiempo se han logrado avances en derechos, y pudo ser posible gracias a las voces de los que nos antecedieron. Y aun así cada año, para estas fechas, recordamos cada uno de estos derechos conquistados y miramos alrededor, y vemos actitudes frente a situaciones que nos vuelve a sepultar y ya no solamente somos ninguneados, sino que con leyes que legitiman nuestros derechos,  continúan avasallándonos.

Siempre estamos en el ejercicio de crear conciencia y sabemos lo difícil que es, ya que los sucesores de la crueldad siguen montados en su gula e individualismo, planteando estrategias de sometimiento en forma constante sobre la vía del sentido común. Aborrecen que el pueblo tenga memoria, ésta le es contraria a sus propósitos y logran con su gran poder cumplir con sus objetivos incesantemente. Solo quieren ganar espacios y aventajar.

Pero nosotros no paramos tampoco y seguimos insistiendo como también continuamos con los legados de los ancestros que siguen estando entre nosotrxs.

Es por ello que nuevamente el Fuego es encendido por la MEMORIA de aquellos que sufrieron la masacre. Desde la base, los estados-naciones se constituyeron, con la simiente de la sangre ancestral, desde un genocidio que duele profundamente. Por eso luchamos para que arda desde allí la VERDAD y que ponga a la sociedad en la reflexión de una Abya Yala Plurinacional, que implore por la igualdad, por la defensa de la Pacha, la Mapu o la Onkaiujmar. Que los TERRITORIOS no sigan en manos de la avaricia que destruye el ambiente, en manos de esos intereses mezquinos que continúan con el despojo de las comunidades de sus tierras ancestral. Que fundamentalmente todos y todas las personas se reflejen en una IDENTIDAD que salve al mundo, y sea el grito de conciencia: ‘NADIE SEA MÁS QUE NADIE’. Para que la alegría sea un modo de expresión constante y en esas llamas plenas se sepan cada uno o cada una parte de ese gran ser convocante.

Jalaná!! Bascuade!!!

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja un comentario