Nueva tesis analógica para el estudio del marxismo y su historia en América Latina

Nueva tesis analógica para el estudio del marxismo y su historia en América Latina desde la filosofía de la liberación y la descolonización histórica
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Nueva tesis analógica para el estudio del marxismo y su historia en América Latina desde la filosofía de la liberación y la descolonización histórica
Ensayo histórico-filosófico-teológico sobre el marxismo orbital-popular de Jaques Roumain Hacia un nuevo marxismo de matriz tripartita

A mi amada madre
A la memoria del Pueblo Haitiano
Carlos Francisco Bauer

“Hicieron del Hombre sangrante el dios sangriento”1.
Jacques Roumain


1 Poema “Nuevo Sermón Negro” en Roumain, J.: Gobernadores del Rocío y otros textos. Biblioteca Ayacucho, Caracas, Venezuela, 2004, p. 110.

Introducción2

Me refiero a una nueva tesis en sentido histórico, filosófico y teológico. No tanto así en sentido literario. En el ámbito histórico la Revolución Haitiana está comenzando a ser más frecuentemente mencionada, pero aún falta profundizarla de una manera estructural e integrada en nuestros marcos críticos para analizar las formas en la que contribuye profundamente a cuestionar el eurocentrismo y sus derivados como el criollocentrismo (latinoamericocentrismo-afrocentrismos), así como otros etnocentrismos de nuestras visiones históricas-críticas-continentales y mundiales. El marxismo de Jacques Roumain es completamente omitido en este campo.

En el ámbito filosófico, tanto la Revolución Haitiana como el marxismo de Jacques Roumain, no se registran en las historias de nuestros pensamientos latinoamericanos críticos, y mucho menos se analiza (la revolución y otro tanto el marxismo de Roumain) como modelos de liberación (por las fuentes, contenidos, princípios, fundamentos, y prácticas, etc., desde donde se erigen) con valides incluso para el presente de este segundo momento de liberación aún en curso. En el ámbito de nuestra teología latinoamericana aún es más grave el asunto ya que ninguno de los dos tópicos está trabajado de manera integrada y articulada en nuestros processos históricos.

En la dimensión poética (oratura-literatura) posee mayor presencia pero tampoco podemos afirmar que tenga la visualización merecida, adecuada y articulada a lo histórico, filosófico y teológico de nuestros procesos, e integrada a una visión histórico-mundial, según la magnitud y la épica de los acontecimientos y conceptos que produce dentro de los inicios históricos que está marcando desde comienzos del Siglo XVI, a fines del Siglo XVII, durante todo el Siglo XVIII, inicios del Siglo XIX, al empezar el Siglo XX y hasta la actualidad. Por la densidad de los acontecimientos producidos en cada uno de estos campos y niveles mencionados, también es necesario considerar fundamentalmente lo económico, lo político, lo estético, etc., teniendo en cuenta que también deben estar integrados en nuestra visión crítica y descolonizadora.

Debo aclarar que dicha tesis no me llega desde el ámbito literário, sino luego de un largo proceso de investigación y preguntándome por el marxismo en Haití. Así comienza esta otra indagación, buscando registros del tema y percatándome que son casi inexistentes, salvo en el ámbito político y literario en donde se encuentra una importante visualización desde, por ejemplo, Jean Price Mars (1876-1969), Nicolás Guillén (1902-1989) a Roberto Fernández Retamar(1930-2019)3 a quien conocí y con quien compartí panel en Casa de las América, La Habana-Cuba en 2012, etc. De todos modos, mi itinerário de trabajo seguirá el percurso (histórico, antropológico, filosófico, teológico) que he iniciado sobre este tema hace unas dos décadas y al cual sumaré el ámbito literario.

A nível colectivo aún nos faltan muchos más trabajos para la incorporación, articulación e integración de estas cuestiones en nuestras estructuras críticas, desconstructivas y constructivas latinoamericanas de historia, filosofía y teología, obviamente con todos sus demás derivados económicos, políticos, antropológicos, culturales, sociales, linguísticos, estéticos, musicales, rítimicos4, gastronómicos, etc. En este trabajo repensaré el legado de la Revolución Haitiana y de Jacques Roumain5 para las corrientes liberacionistas de América Latina y para el marxismo latinoamericano. Todo ello estará co-determinado (reflexión en contexto) por el momento de este nuevo reemerger liberacionista (“emancipatorio”) que estamos atravesando (con sus diversidades de modos, expresiones, virtudes y defectos, etc.).

Esta quinta y última ola (en un contexto actual muy particular) de este segundo proceso de liberación (respecto al imperialismo norteamericano) fue iniciada por la transformación ético-política en México en el 2018 (luego de un Siglo del más cruel y crudo dominio neocolonial-liberal-neoliberal que este país a sufrido); seguida por Argentina en 2019 (derrotando a Macri, intentando aún vencer al “macrismo” que muestra a la fecha un reemerger, junto a la extrema derecha ultra-neoliberal en las PASOS de setiembre de 2021); continuadas por la recuperación de Bolivia en el 2020 ante el Golpe de Estado; por la constituyente en Chile en el 2021 (reformando la constitución pinochetista).

Lo que sucede en el Perú actualmente en este 2021 (venciendo a la derecha tradicional y al fujimorismo criminal); por la permanente resistencia de Cuba, Venezuela, Nicaragua y tal vez la recuperación del Brasil con Lula, o el PSOL, o un frente político el próximo año del 2022, así como la posibilidad del restablecimiento del Frente Amplio en Uruguay para el 2024, luego que desplace la nefasta gestión neoliberal del presidente Lacalle Pou representante del Partido Nacional, la oligarquía uruguaya y en función del capital transnacional. 

Podríamos estar entrando en una etapa excepcional (con las tres economías más grandes de América Latina en articulación), llena de desafíos y riesgos, pero fortaleciendo aún más la región, de sur a norte y a la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) rehabilitada en México en este 2021 intentando sustituir a la OEA (Organización de los Estados Americanos) por este organismo que no aplica medidas coloniales de EE.UU. ni de ningún imperio. En un contexto mundial en donde el imperialismo norteamericano (y las redes inter-imperiales) comienzan a ser “superadas” económica, tecnológica, militarmente por países orientales, por países árabes, por Rusia, etc., y ética-políticamente (proyectos) por los países progresistas latinoamericanos. Esto torna esperanzadora y a la vez más riesgosa la situación mundial, teñida de una dinámica inevitable. Donde crece la esperanza crece la amenaza por parte de los imperios, lo que exige el máximo de coordinación y unidad posible.

Este trabajo pretende contribuir a esta nueva ola6 emergente de esto segundo momento de “emancipación” liberacionista (como ya señalé) con herramientas que pueden sumarse al tiempo de la reflexión y de la praxis en el cual siempre es necesario re-pensar la teoría-acción desde todos los ángulos posibles, y sobre todo cuando dichos procesos de liberación continúan aún pendientes. Intentaré responder quien es el sujeto social del cambio en la actualidad mostrando que J. Roumain nos lega elementos teóricos y prácticos-ejecutados (ya probados) en la realidad histórica-política-social de la tradición revolucionaria haitiana-latinoamericana.

En base a ello, mostraré lo que entiendo por pueblo en su matriz-popular-tripartita con sus principales aspectos tanto teóricos, poiéticos como prácticos, que influencian constructivamente nuestra visión y vida. Con todo ello, pretendo aclarar lo que entiendo por el naciente marxismo orbital-popular (analógico-heterodoxo) de Jacques Roumain, en relación a dos ejes contemporáneos, como lo son José Carlos Mariátegui y Carlos Astrada, a los que Jacques Roumain debería estar integrado. Haití nos lega uno de los más profundos continnum liberacionistas (resistencia, recreación y liberación) de la historia de la modernidad/colonialidad, y de la historia de la humanidad como un laboratorio inicial y constante de ideas y praxis (de liberación, y dominación) que deben o deberían ser analizadas detenida y minuciosamente.

Solicito al lector paciencia inicial, ya que para ir al núcleo de la hipótesis que propongo quiero antes preparar el terreno, de una manera sintética, mostrando la base sobre la cual es conveniente interpretar y considerar lo que desarrollaré como tesis (hipo) principal hacia el final de este ensayo. Es necesario considerar que dicho escrito está dirigido a un público más amplio que el académico especializado y el academicista estanco, estando también abierto a estudiantes (nunca nadie deja de serlo) de diversas carreras, a militantes, a movimientos sociales, dirigentes políticos, etc. Los momentos previos que preparan el terreno, así como la Revolución Haitiana en la que me detendré de manera breve pero estructuralmente, son instancias necesarias para adquirir una mayor base comprensiva para la tesis que propongo.

Esta preocupación me surge porque no basta con solo referenciar dicha revolución como, por ejemplo, la primera revolución triunfante realizada por esclavos, etc., (aunque no es poco ni menor decir esto, pero el sólo hecho mencionarlo de esta manera es hasta contraproducente), ya que la misma sigue siendo extremadamente desconocida en su estructura, en su interioridad, y sobre todo como paradigma liberacionista y como modelo épico, empírico e histórico de liberación. Con el solo hecho de mencionarla, no aportaría para visualizar la base pre-comprensiva que nos posibilitará hacer inteligible el marxismo que luego va a germinar con Jacques Roumain. 

Por otro lado, iniciando este escrito sólo con la obra de Jacques Roumain (y nombrando algunos temas precedentes a él) no contribuiría a comprender el proceso previo que será la base sobre la que su legado emergerá y tomará cuerpo colectivo. Intentaré mostrar puntualmente esa base fundamental y previa para facilitar una comprensión de la realidad en la que se inserta el posterior marxismo que por todo ello va a adquirir, de esa forma, una identidad propia pero flexible, abierta y comunicable que lo tornará comprensible.

De esta manera se previene al lector de caer en la visión de un “mero” rescate de temas o autores, logrando por el contrario hacer emerger un entramado, una lógica histórica (filosófica-teológica), un modelo distinto complejo y dinámico que no solo redirecciona este trabajo, sino también las interpretaciones (con sus diversas orientaciones) que puedan surgir dentro de este marco de sentidos, en el cual podemos abrevar y continuar nutriendo desde diferentes campos. Es una hermosa posibilidad para repensar nuestros background (antecedentes-vectores-contenidos actuales) históricos-filosóficos-teológicos-literarios, etc. Teniendo fe que muchas veces el camino más largo es el camino más corto para poder acceder a tan relevante capítulo omitido de la historia, de la filosofía y de la teología nuestra y vuestra americana.

Este trabajo es sintético e introductorio sobre los temas mencionados y a desarrollar. Lo que pongo en común en estas pocas páginas es resultado de un proceso de investigación, exposición, negaciones, agresiones, invisibilizaciones, resemantizaciones y búsqueda de unos 20 años. Es un tema siempre amenazado por innumerables prejuicios (de propios y extraños), por etnocentrismos, por eurocentrismos y concepciones racistas, burguesas, epistemocentristas, epistemicidas, etc. La intención es aportar a la compresión e introducción de dicho tópico fundamental (para todes) en las principales líneas de nuestra historia del pensamiento latinoamericano. Teniendo una actitud de humildad e Incluyendo este tópico, nuestra y vuestra incompletud es menor.Para mí no fue sencillo llegar a captar la importancia de estos contenidos (casi sin registros integrados profundamente en nuestras visiones críticas históricas, filosóficas, teológicas, etc.), sea por los bagajes que arrastramos en nuestra formación (e incluso gran parte de la diversidad subjetiva e intercultural), como por los innumerables bloqueos y violencias epistémicas que estas tramas reciben desde hace Siglos, así como por los vacíos investigativos, dialogales, integrados, por la falta de programación de debates sobre una sustancial agenda epistémica, y los múltiples silencios conscientes e inconscientes. Espero, y es mi única intensión, sea de utilidad y apoyo para el pueblo haitiano y luego para nuestras corrientes latinoamericanas en historia, filosofía, teología, y su relación con la literatura y demás campos teóricos, poiéticos y prácticos.


2 El tema fue expuesto inicial y resumidamente el 20 de abril del 2021 en el I Congreso Latinoamericano de Sociología Marxista (“Homenaje Póstumo al Dr. Mario Portocarrero Quintana miembro fundador de CESOLAT”) organizados por el Centro Sociológico de Estudios Latinoamericanos (CESOLAT) y el Centro Marxista de Estudios Latinoamericanos (CEMAREL) del cual soy director, ambos radicados en Guayaquil-Ecuador. Luego expuse el tema en el grupo de investigación sobre José Carlos Mariátegui en la Universidad Federal de Integración Latinoamericana (UNILA-Brasil).
3 Fernández Retamar, Roberto: Poemas de una isla y dos pueblos. (Contiene algunos poemas claves de J. Roumain como “Madera de ébano”, “Guinea”, “El amor, la muerte”, “Sucios negros”, “Nuevo sermón negro”), La Habana, Casa de las Américas, 1974;Guillén, Nicolás: Elegía a Jacques Roumain en el cielo de Haití. Editorial Ayon Impresor, La Habana, 1948; Price Mars, Jean: Ainsi parla l’oncle. Parasychology Foundation, New York, 1954. (La primera edición es de 1928 y existen traducciones al castellano por Casa de las Américas en 1968).
4 El Tambor assotor es uno de los más grandes tambores de Haití construido con un eje de madera en forma de cilindro y con dos cueros de vaca en sus extremos. Es un sonido grave y fuerte que resuena por varios kilómetros en la montaña. Aún se usa en la filosofía y teología haitiana (vudú sincretizado con el cristianismo y la cosmovisión indígena). Por ejemplo, durante la Revolución Haitiana T. de Louverture utilizó estos tambores de motor para enviar mensajes codificados ente las montañas y los vales de la colonia de Santo Domingo cuando las tropas francesas enviadas por Napoleón Bonaparte y su voluntad esclavista mandaron restituir la esclavitud.
5 Ambos temas marchan indisolublemente juntos, sobre todo para Roumain que es un sucesor del mismo. Es decir, hay continnum (histórico-filosófico-teológico) liberacionista (incluye resistencia, lucha, rupturas, creaciones, etc.). La Revolución Haitiana será expuesta aquí como modelo y/o paradigma empírico de liberación (y resistencia al día de hoy). Este trabajo como tal, según me consta, no ha sido realizado. Dicho modelo será expuesto de manera sintética, pero con cierta suficiencia para que pueda ser percibido. Referenciaré un trabajo extenso del 2020 (véase bibliografía) en donde está desarrollado minuciosa y detenidamente dicha cuestión.
6 En este momento (desde la filosofía política latinoamericana) podemos hablar de una quinta ola liberacionista en este segundo proceso de liberación respecto de la hegemonía imperialista norteamericana desde que comienza a emerger y a constituirse. Señalo algunos puntos destacados. Primera ola: Revolución Mexicana de 1910; Resistencia Haitiana a la intervención norteamericana de 1915, Reforma Universitaria de Córdoba de 1918 (Grito de Córdoba); segunda ola: Revolución de 1946 en Haití y la Revolución Cubana de 1959; tercera ola: imposición de las dictaduras que derrotan en bloque a las insurgencias revolucionarias en el continente; cuarta ola: en 1991 en Haití gana J. B. Aristide (teólogo de la liberación); en 1999 en Venezuela con Chávez (Revolución Bolivariana), en 2003 con Kirchner, en 2003 con Lula (CEB-PT-MST), en 2005 con Tabaré Vázquez (Frente Amplio), en 2006 con Michelle Bachelet, en 2006 con Evo Morales (Revolución Plurinacional: Novedad mundial en la historia de la Filosofía Política), en 2007 con Rafael Correa (Revolución Ciudadana), en 2008 con Fernando Lugo (Frente Guazú-Teólogo de la Liberación), etc.

Descargar el documento completo en PDF:

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja un comentario