Por la memoria de nuestro pueblo | 11 de abril de 1831- 11 de abril de 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

DECLARACION

El próximo 11 de abril se cumplen 190 años del genocidio de Salsipuedes. Desde  la secretaría de Derechos Humanos y Políticas Sociales del PIT-CNT, queremos hacer  memoria sobre un capítulo de nuestra historia, que se ignora o se tergiversa. En estos  días, dentro de las campañas oficiales relativas a enfrentar los efectos de la pandemia,  se apela a la garra de nuestros pueblos originarios. Sin embargo, esa visión parcial y  deformada de la historia, esconde una realidad que debe ser conocida por las actuales  generaciones, para que estas entiendan la importancia de los NUNCA MAS. 

Tras la convención preliminar de paz de 1828 entre el gobierno de las  Provincias Unidas del Río de la Plata, y el imperio de Brasil, y con la intervención de los  embajadores de Gran Bretaña, se creó el Estado Oriental. 

Sin embargo, quienes habían peleado por la emancipación de la Banda Oriental  del Brasil, especialmente los Charrúas, no tuvieron ni voz ni voto. Ellos, que con su  caballería de lanzas, habían jugado un rol muy, en las batallas como las de Sarandí,  Ituzaingó y en las conquistas de las Misiones, fueron ignorados. Ellos que habían  participado en la lucha encabezada por José Artigas entre 1811 y 1820 y fueron actores  fundamentales en la guerra de independencia. Ellos, que eran poseedores desde  tiempos ancestrales de la más bella porción del territorio de la Banda Oriental del  norte del Río Negro, y no permitían el surgimiento y consolidación de la propiedad  privada rural.

Los charrúas, a diferencia de los guaraníes, eran difíciles de evangelizar, con lo  cual la utopía cristiana de los “indios amistosos, sedentarios y agricultores” no era  posible. 

Las gremiales de hacendados presionaban desde1760 para que se les  arrebatara el territorio a los “INDIOS INFIELES”, principalmente Charrúas y Guenoas. Y  ahora ya no estaba Artigas. 

El 16 de enero de 1830 comienza a gestarse el primer genocidio en nuestro  territorio. El parlamento encomienda a Fructuoso Rivera, investigar “cual es la  situación de los salvajes llamados Charrúas y que terrenos ocupaban”. Ya no eran  parte fundamental del ejército que liberó nuestra patria. 

Se desarrolla un plan macabro, se elabora una estrategia de inteligencia,  captación y engaño. 

Bernabé Rivera y el General Julián Laguna, le ofrecen a los principales caciques  un tratado entre la Nación Charrúa y el Estado Oriental, al mismo tiempo que se  realizaba el trabajo de inteligencia para la traición a la Nación Charrúa. 

Se juró la constitución y se eligió a Fructuoso Rivera como el primer presidente,  quien se plantea durante su mandato, “pacificar el campo y solucionar el problema  del indio”  

La prensa, en el marco de la estrategia de los objetivos de los estancieros,  trabaja para crear las condiciones para que el Estado actúe “mano dura a los indios”. 

Se olvidan del rol fundamental de los Charrúas en las luchas libertadoras. 

El cebo para reunirlos, la recuperar el ganado que los brasileños se habían  llevado, recuperar todo el territorio de la Banda Oriental para los Charrúas. 

La reunión de la traición y el genocidio, era a las orillas del Salsipuedes. A la masacre de abril, le siguió el exterminio de la cultura, el idioma. 

En este mes a 190 años de la matanza de Salsipuedes, saludamos a CONACHA,  apoyamos que Salsipuedes sea declarado “Sitio de la Memoria”, que se destine un  predio para un memorial.  

No olvidamos que en nuestros días la discriminación y el racismo hacia los  pueblos originarios CONTINÚA. 

Título Video: Salsipuedes, genocidio del pueblo charrúa. | Realizador: Adrián “Luma” Mariotti.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja un comentario